Padres de Familia

  1. ¿Qué papel juegan los padres de familia en el proceso educativo de los jóvenes?
  2.  Escuela y familia
  3. ¿Cómo lograr una mejor Participación de los padres en relación con el aprovechamiento escolar de sus hijos en la escuela?

1. ¿Qué papel juegan los padres de familia en el proceso educativo de los jóvenes?

L
a familia es un pilar importante en la educación de los hijos. La educación tiene un objetivo muy claro, este es el desarrollo integral del niño, y es en el núcleo familiar donde encontramos las raíces de ese desarrollo global. El adolescente encuentra cobijo en el seno familiar y puede también representar un lugar completamente adverso que ejerza tal fuerza que le envíe en otra dirección que no sea su hogar provocándole angustia, tristeza y tal vez la ausencia continua de su casa.

 

La familia es vital tanto para la sociedad como para el desarrollo del ser humano. La educación es tarea primordial de la familia, aunque compartida de una manera significativa con la escuela, con el entorno y con el contexto social.

 

Los tres anillos de formación de la persona son: la familia, la escuela y la sociedad.

 

La familia es para el niño el primer transmisor de pautas culturales y su primer agente de socialización. Los primeros responsables de la educación de los niños son los padres, la familia es el primer contexto donde nos ponemos en contacto con el mundo, un mundo particular de cada grupo familiar, que va transmitiendo al niño sus hábitos, sus costumbres, sus pautas de transmisión cultural.

 

Dentro de la familia se dan las primeras interacciones, se establecen los primeros vínculos emocionales y vivencias con las personas cercanas. Es en este medio donde el niño realiza los aprendizajes sociales básicos que le ayudarán en su relación consigo mismo y con los otros. Poco a poco irá conociendo normas, pautas de actuación y comportamiento humano.

 

2. Escuela y familia

P
ara que la relación entre familia y escuela sea efectiva debe lograr integrar a la familia como parte esencial. Se trata, por así decirlo, de poner en práctica una escuela abierta. La escuela comparte con la familia la labor de educar, completando y ampliando sus experiencias formativas. Conseguir que la educación sea eficaz y depende totalmente de una unidad de criterios educativos en casa y en la escuela. Y para conseguir ese fin es necesario la comunicación y coordinación entre maestros y padres.

 

Por ello los maestros necesitan no sólo la información que puedan aportar los padres relativa a sus hijos para conocerlos, sino que además va a ser muy importante su colaboración para hacerles partícipes de la educación escolar de sus hijos, esto repercutirá notablemente en su desarrollo y su personalidad así como lo que aprendiesen en el seno familiar va a repercutir en sus comportamientos en la escuela.

 

Generalmente la relación entre docentes y padres de familia se limita a la entrega de boletas de calificaciones, organización de algún evento social e informes de la mala conducta de los jóvenes o del bajo aprovechamiento escolar. Son pocas las ocasiones en las que estos espacios tienen como finalidad analizar algunos aspectos como: la convivencia familiar, la comunicación, la relación afectiva entre padres e hijos, la orientación para que apoyen el trabajo escolar en casa, etcétera.

 

Es necesario que juntos, maestros y padres de familia encuentren mejores formas de trato hacia sus hijos. La edad de la adolescencia es una etapa de transición muy importante pues una vez que se cruza llegarán a ser adultos y en este periodo los jóvenes deberán adquirir ciertas competencias entre ellas las genéricas que les permitirán desarrollarse y adaptarse al sistema educativo y próximamente en el laboral. Para ello se requiere que se establezca una vinculación importante entre los padres de familia y docentes para que ambos establezcan estrategias y condiciones para lograrlo.

 

Muchas veces los padres requieren mayor información acerca del desarrollo de sus hijos y de cómo tratarlos. El maestro puede promover reuniones en donde algunos especialistas hablen sobre las características del adolescente y los padres externen sus dudas y construyan alternativas de solución para mejorar su relación con ellos.

 

3.¿Cómo lograr una mejor Participación de los padres en relación con el aprovechamiento escolar de sus hijos en la escuela?

E
n las juntas con los padres de familia podrán dárseles a conocer de las asignaturas, de los módulos que se van a impartir y los propósitos que sus hijos deben alcanzar en cada una de ellas. Concientizarlos de que el programa se irá desarrollando de acuerdo con las características y el ritmo de aprendizaje que el grupo presente y en particular cada uno de sus hijos. Si los padres están enterados acerca de los contenidos que se van a tratar durante el año, podrán brindar una ayuda más eficiente y proporcionarán los apoyos y recursos necesarios.

 

El apoyo que los padres de familia tienen para sus hijos es esencial para tener una buena participación en clase, por un lado el aspecto económico ayuda y previene la deserción y o reprobación ya que impide en gran forma que falten a clase por falta de recursos.

 

La estabilidad familiar basada en lo emocional, económico y psicológico propiciará un ambiente saludable que repercutirá en la escuela con un buen aprovechamiento escolar, pues el joven estará libre de presiones, angustia o tristeza que son elementos muy negativos para un buen aprovechamiento escolar. La estabilidad familiar basada en lo emocional, económico y psicológico propiciará un ambiente saludable que repercutirá en la escuela con un buen aprovechamiento escolar, pues el joven estará libre de presiones, angustia o tristeza que son elementos muy negativos para un buen aprovechamiento escolar.

 

"Los padres solos no pueden educar a sus hijos, hagan lo que hagan, porque no pueden protegerlos de otras influencias muy poderosas. Los docentes solos no pueden educar a sus alumnos, por la misma razón.

La sociedad tampoco puede educar a sus ciudadanos, sin la ayuda de los padres y del sistema educativo.

La intervención de padres y maestros es imprescindible, pero todos debemos conocer sus limitaciones y reconocer que en la tupida red de influencias en que vivimos, todos ejercemos una influencia educativa, buena o mala por acción o por omisión… Es imprescindible una movilización educativa de la sociedad, que retome el espíritu del viejo proverbio africano:”Para educar a un niño hace falta la tribu entera".

Cita de José Antonio Marina, (filósofo, ensayista y pedagogo)

 

 

 

Centro de Bachillerato Tecnológico industrial y de servicios No. 121
Jóse Mariano Jiménez
24DCT0422Z
Av. Constitución de 1857 S/N, Col. Benito Juárez, C.P. 78437
Soledad de Graciano Sánchez, S.L.P.
 
Tel. y Fax: (444) 8 22 10 78
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información, visite nuestra política de cookies.. Acepto las cookies de este sitio. Aceptar